9/10/18

Se acerca el Aquelarre

Había y no había una vez una mujer que visitó la casa de las cuatro brujas. 

Allí escuchó historias extrañas, que le estremecieron el cuerpo.

Al regresar a su hogar escribió en su diario, ahora curtido por los años, lo siguiente. Transcribo:

«Las brujas iniciadas conocen "Las Palabras", las han heredado de otras brujas más viejas.

La brujeidad es el arte de conducir a otras mujeres a redescubrir su naturaleza sepultada bajo capas y capas de aprendizajes-basura. Las brujas más que enseñar: desenseñan.

Usan "Las Palabras" como mandatos sagrados para despertar las sensaciones dormidas en los seres que han perdido su brillo. También las susurran al oído de las mujeres que han desafiado el mar revuelto portando una barca endeble y han terminado naufragando contra las rocas.

Las brujas conocen los misterios que atizan nuestros instintos hasta encender la llama de la inocencia lúcida. Es la inocencia de quien ya ha entendido.»

~ nadirchacin.com