30/9/17

Tender


Me gusta ver a la gente tendiendo la ropa en los tendederos que están afuera de los balcones. Si pudiéramos tender las penas y que les diera un poco el sol estas se secarían rápidamente. Las penas no se repiten. En eso somos poco monótonos. Con la misma efusión con la que soñamos aventuras nos disponemos a tejer penas nuevas y a volverlas largas mantas imposibles de tender o secar. Es paradójico que "tender" signifique afectuoso y que también sea una palabra prima de la tendencia. Me vienen a la mente ahora los largos y pesados tocados de las novias, que se arrastran por el suelo. Se arrastran impidiéndoles la gracia del caminar. Esos tocados quizás sean las largas mantas más difíciles de secar.

~ nadirchacin.com
Obra: Zeng Chuanxing.